Verdugo y víctima: ¿debút y despedida?



El sueño de todo futbolista mexicano, desde sus inicios en las canchas de tierras, es debutar en Primera División. Si bien Lizandro Echeverría, de tan solo 26 años, debutaba en la Liga de Ascenso MX, lo hacía con la pasión y entrega de un corcel que empieza a retozar en el bello pasto verde.

!EL DEBÚT SOÑADO!, después de 13 minutos, Lizandro logró anotar el segundo gol en su cuenta que sepultaba rápidamente a Los cafetaleros de Tapachula, y que ponía al Atlante al frente muy temprano en el partido. Sin embargo, después de recepcionar de forma incorrecta el pase que lo dejaba con el arco libre, Lizandro resbaló y, aunque anotó, recibió un fuerte golpe en la espinilla al chocar con el poste de la portería.

La alegría se tornó en llanto y desesperación, pues aunque el debút parecía perfecto, podría ser una lesión considerable la que pudiera poner fin el futuro prometedor de este joven luchador.


LO MÁS VISTO


 

Articulos relacionados