En Barça se respira tensión



Después de los partidos, Luis Enrique suele convocar una reunión con sus jugadores para analizar el encuentro en cuestión y buscar los errores y las cosas posibles a mejorar de cara a los próximos partidos. Este miércoles no fue una excepción y se convocó una reunión entre los entrenadores y los técnicos para analizar lo que ocurrió un día antes en París frente al PSG, según Sport.

Sin embargo, la reunión fue muy diferente a las otras. Y no lo decimos por el tiempo de duración que más o menos se alargó durante veinticinco minutos sino por el contenido de la misma donde se palpó desde el primer minuto la tensión que hay en el vestuario.

Los pesos pesados no se callaron y también dieron sus argumentos sobre el desastre que se vivió en el Parque de los Príncipes. Y es que en este tipo de citas los técnicos suelen llevar la voz cantante, pero también permiten que los jugadores expresen sus inquietudes.

La reunión de este miércoles fue especialmente tensa. Había motivos suficientes para soltar lastre y decir las cosas claras. El rostro con el que salieron tanto técnicos y jugadores de la reunión dejaban muy claro que la reunión habia sido una autentica catársis para el grupo.

Caras largas, rictus serio y pocas palabras fue el denominador común de un entrenamiento que seguramente más de uno querrá borrar cuanto antes de su disco duro.

Articulos relacionados